Es la combinación entre la afición por montar a caballo, el deseo de cabalgar en la naturaleza.

Todo esto con el toque de aventura que da el dormir en campamentos, atravesar ríos y recorrer desfiladeros estrechos en la montaña.